El conflicto escolar, como los conflictos en la humanidad han existido, existen y existirán en nuestro devenir humano. Es tarea de la escuela enseñar el camino más adecuado para el manejo del conflicto. Preparar al estudiante en el manejo del conflicto, en los procesos de mediación fundamentados en la búsqueda de la verdad, en el reconocimiento personal y del otro como ser humano, como persona; llevar a que los estudiantes vivencien conceptos como perdón, reconciliación, norma justificante, mediación escolar, cultura de paz, entre otros.

 

El ser humano experimenta en su cotidianidad el vivir sobre la diversidad. No pensamos todos igual, no sentimos todos igual y mucho menos queremos vernos igual. Esas diferencias en algunos lugares o espacios generan conflictos naturales que son solucionados en algunas ocasiones con el uso de la fuerza (Intimidación, amenazas, agresiones físicas, cyber agresiones, acoso escolar, etc).

 

El proyecto "JUANCHO EN CONVIVENCIA" enseña a nuestra comunidad educativa la forma correcta de solucionar nuestras diferencias e incluso aquellas que ya han desencadenado conflicto. Las cartas de navegación del proyecto son el manual de convivencia, los acuerdos de protocolos de convivencia y los mínimos no negociables. Se enseña a los estudiantes que hacer frente a una determinada situación. La atención a los integrantes de la comunidad educativa son importantes y requieren una acción inmediata. La armonización con el gobierno escolar aporta al proyecto participación de cada uno de los estamentos institucionales.

 

Ahora bien, no se debe olvidar que la formación en valores es compartida con la familia. Por esta razón, el proyecto "Juancho en convivencia" pretende acercar a los padres de familia o acudientes en cada una de las actividades programadas e ilustarlos en la forma correcta de formar en valores desde el ejemplo.